Tiramisú (de cumpleaños)


Dificultad: media

Tiempo aproximado de elaboración: 20-30 min.

Ingredientes:
4 huevos
4 cucharadas de azúcar
500 gr. de mascarpone
bizcochos de soletilla / melindros / magdalenas alargadas… (1 paquete de 230 gr.)
(el) café (de una cafetera mediana)
ron negro (o amaretto, si se tiene)
cacao en polvo (o Cola-Cao)

Elaboración: Romper los 4 huevos, separando con cuidado (es importante que no caigan trocitos de cáscara) claras y yemas, que se depositarán, respectivamente, en recipientes tipo ensaladera grande (bien limpios y secos, especialmente el que albergue las claras). Empezar por añadir las 4 cucharadas de azúcar a las yemas y remover hasta que la mezcla sea homogenea. Luego añadir el mascarpone y seguir insistiendo, cuidando que no queden grumos. Aparte, batir las claras a punto de nieve (por eso es tan crucial que en el recipiente no haya otras particulas, ni agua). Con un brazo paciente, rítmico y perseverante que aguante las varillas (y/o algun truco como échar una pizca de sal para ayudar a las claras a coger forma) o con unas varillas eléctricas (quien las tenga) lograremos nuestro objetivo. Para comprobarlo, podemos dar la vuelta al recipiente y ver cómo el contenido no cae immediatamente hacia abajo. Es el momento de incorporar las claras montadas a la mezcla de huevo y mascarpone, removiendo lentamente de abajo a arriba, para que la mezcla se mantenga “espumosa” y no baje. Rápidamente, sumergir los bizcochos en una mezcla de café y ron (la proporción es a voluntad, pero recomendamos que predomine siempre la parte de café), y construir con ellos una primera capa en la base de la fuente que vayamos a utilizar para el tiramisú. Luego extender por encima una capa de la mezcla que tenemos preparada (huevo, azúcar, mascarpone, clara) y repetir: otra capa de bizcochos mojados, otra de mezcla..


En nuestro caso, nos salen 2 capas de cada tipo, pero el límite depende de las cantidades y el recipiente… lo más importante es que la última capa sea “blanca”, para proceder a espolvorear sobre ella el cacao en polvo, ayudándonos con una cuchara y/o con un colador. En ésta (celebrativa) ocasión, hemos querido decorar nuestro tiramisú, recortando una plantilla “estelar” en papel, y colocandola sobre la fuente antes de chocolatear el postre.


Enfriar en la nevera y comer al cabo de unas horas. Al día siguiente siempre está más bueno pero… ¿podreis resistiros?

Sugerencias/Recomendaciones: No sólo porque seamos pareja recomendamos realizar esta labor entre 2 personas:  mientras una mezcla las yemas, la otra bate las claras; y cuando la segunda no sienta su brazo, la primera toma el relevo, etc. Otro aspecto importante será determinar cual va a ser la “fuente del tiramisú”, para que ni sobre ni, sobre todo, falte espacio para llenarla de este exquisito manjar (las medidas de la nuestra son 28 x 18 x 5). Y para terminar, no se me ocurre una manera mejor de saborear un cumpleaños, aunque reconozco que tampoco necesito una excusa para comerlo.

Orígen del plato: Parece que le debemos el mérito a los italianos, aunque su éxito es probablemente mundial, y por ello la variedad de las recetas encontradas es también notable. Ésta mantiene el queso mascarpone tradicional y unas proporciones de grasa, huevo y azúcar que a nuestro parecer son muy acertadas, pero sólo hay que echar un ojo a la Red (más allá de este maravilloso blog) para hacerse una idea y encontrar inspiración.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s